domingo, 4 de diciembre de 2011

´´ Hay un pájaro en mi corazón que
quiere salir
pero soy duro con él,
le digo quedáte ahí dentro, no voy 
a permitir
que nadie 
te vea

Hay un pájaro azul en mi corazón que
quiere salir
pero yo le echo whisky encima y me trago
el humo de los cigarrillos, 
y las putas y los camareros
y los dependientes de ultramarinos
nunca se dan cuenta
de que está ahí adentro´´

Hasta el viejo y ordinario Buko tenía su ¨momento¨ sentimental. Tal vez cursi para él mismo. Capaz al terminar de leerlo nunca sintió tan suyo un poema.

Hoy se menos que mañana, quizás lo mismo que ayer y porqué no lo mismo de siempre. Varias veces al día, probablemente a cada hora, dependiendo de los latidos de esa cosa roja que me avisa que algo quiere salir, yo las recuerdo: a mis propias miserias

Ellas están ahí para recordar mi humanidad, me dejan sin voz, humedecen mis ojos, me clavan al estómago. Todavía no aprendí a convivir con ellas ni sin ellas, pero insisten en ser mis mejoras amigas, que ¨cuando deje salir al pájaro lo voy a entender todo¨

Mientras tanto el pájaro sigue esperando.... (salir). Algunas veces lo oigo cantar y me aliviana el peso que yo elegí cargar.

Cada vez se pone más azul y sigue pintando estos ojos con dos cejas (acá arruiné, gracias)




martes, 13 de septiembre de 2011

Rezo, pero el mundo no me interesa

 
Y….
Si rezo al mismo Dios que el hipócrita de la oficina?
Si le pido favores al mismo a quien pide la vanidosa del centro comercial?
Tal vez ruegue salud y trabajo al mismo al que implora el amante.
Los pies descalzos que ya no sienten cuando quema el asfalto: -¿A quién rezan?-

Solo quiero saber a quién tengo que dirigirme para no cometer el error de los piecitos.
Porque al hipócrita, a la vanidosa y al amante siempre los veo agradeciendo por los favores recibidos.



Dios, no consigo ver tu rostro en esta historia

domingo, 3 de julio de 2011

Miedo a Domingo

Creía que odiaba a Domingo por la resaca del sábado. Creía que lo odiaba por los pasos lentos del vecindario, por el silencio que hacía un pozo más hondo en el empedrado, aunque de fondo se escuche el  viejo y melancólico vallenato del vecino,  el grito de ¨masaa bolloo¨, gran sobreviviente. No así la musiquita que anunciaba la llegada del helado, tan sólo selección natural callejera.

Parecía una alergia de arreglar la casa, con ese polvo q se te pega a la piel y transpasa quien sabe hasta…   Es más fuerte que cuando viajas en la carrocería rumbo al arroyo sobre camino de arena.

Hoy volví a escuchar viejos temas de cuando me encerraba horas y horas rayando discos y retrocediendo la cinta del cassette, no sabía qué día era… Y tal vez era domingo pero no importaba el calendario, ni la hora. Y no había silencios abrumadores sin respuestas, porque las preguntas las respondía mamá. Hoy me dí cuenta que las preguntas son capciosas y ya no puedo responder ¨más o menos¨, sólo ¨sí¨ o ¨no¨.  Y parece fácil decir si si si si!!! Noooo!! Pero dos sílabas son las que definen la vida.

El frío viento de hoy golpeó más que nunca mi rostro, me hizo detener en medio de la nada y sentí como se descascaraba mi piel. Me preguntó lo mismo, pero de lo que hoy me dí cuenta es que Domingo me da más tiempo para pensar en la respuesta que Lunes o Martes. Y eso... es lo que me asusta.

Entonces, ya entendí…. No era odio, ni alergia…. Se aproximaba a la nostalgia, pero era el miedo de pensar en lo que iba a decidir mañana.

Y vos ¿Ya decidiste que vas a decidir mañana?